Estamos en una nueva economía, una economía basada en el capital intangible, conocimiento, creatividad e innovación. Dentro de un proceso amplio en que las empresa, las personas y el sector público participan de manera sinergética.

La creatividad, la innovación, la generación de valor en bloques de esfuerzos acotados, fundacionales, denominados emprendimientos, se han transformado en una fuente de creación empresarial, productos, servicios, trabajo.

Nuestro País, ha tenido un desarrollo tan importante como disparejo, con bolsones de modernidad envidiables por el mundo entero; compartiendo espacios aletargados en el mundo colonial. Esto se expresa en las representaciones culturales de la cotidianidad. Su homologación, convivencia, o simplemente actualización de estas expresiones en sus formas menos beneficiosas, tiene una vía de solución… la educación, en su expresión amplia, la capacitación, en su expresión funcional.

Cuando aterrizamos esto a nivel de comunidades, nos enfrentamos a dos necesidades primordiales para el éxito de un cambio esperado. Una, el desarrollo de un «ecosistema» pro emprendimiento. Otra; el despliegue de una estrategia de desarrollo endógeno, desde la comuna hacia afuera, con la finalidad de utilizar todo su potencial, en una expresión amplia; y limitar un imperativo mercantilista ajeno.

Alejandro Scheihing

Alejandro Scheihing

Presidente CDS Puchuncaví